04/10/2014

El jueves 03 de abril miles de ciudadanas y ciudadanos participaron en la marcha por la paz y seguridad ciudadana, convocada por la CGTP, la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos y la Cámara de la Construcción Civil (Capeco).

Esta singular constelación de organizadores muestra la gravedad de la situación en el sector construcción civil, donde los trabajadores y empresarios por igual son víctimas de extorsión y violencia a manos de pseudo sindicatos infiltrados en las cada vez más numerosas obras de construcción. Sin embargo, la marcha quiso ir más allá del problema sectorial y responder a la creciente inseguridad que se vive en todo el país: El objetivo fue exigir a las autoridades un mayor compromiso con la seguridad ciudadana y transmitir un mensaje de unidad al país.

Es así que finalmente no sólo obreros de Lima, Barranca, Ica y los balnearios del sur sino también representante de organizaciones periodísticas, organizaciones de derechos humanos, la Confiep y la Sociedad Nacional de Industrias junto a numerosas y numerosos ciudadanos de a pie marcharon desde el Campo de Marte hasta la Plaza San Martín. Fueron acompañados por monseñor Luis Bambarén, como representante de la iglesia católica y autoridades como la alcaldesa de Lima, Susana Villarán y los congresistas Rosa Mavila, Manuel Dammert y Mesías Guevara. También marcharon numerosos miembros del Frente Amplio como único partido político que se hizo presente.

En la concentración final en la Plaza San Martín, los diferentes actores firmaron un pacto nacional contra la violencia y el crimen organizado que fue enviado al presidente Ollanta Humala. Además, la alcaldesa de Lima lo exhortó a que vuelva a liderar el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana que actualmente carece de herramientas, compromiso político y capacidades para gestionar una adecuada política pública de seguridad.

El mismo día se realizaron réplicas de la marcha en La Libertad, Tumbes, Junín, Cusco y Arequipa.