Policía recibe curso en gestión de la prevención del delito
21/07/2016

La Policía es uno de los actores más importantes para combatir la criminalidad y recuperar la seguridad. Sin embargo, sus propios problemas de profesionalización dificultan que tengamos una policía efectiva contra la delincuencia y amigable con la ciudadanía.

Por ello, para contribuir a revertir tal situación, el Área de Seguridad Ciudadana del Instituto de Defensa Legal, la Oficina de Participación Ciudadana de la Región Policial Lima y la Escuela Profesional de Sociología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos organizaron un curso extenso de tres meses dirigido a los policías de la Oficina de Participación Ciudadana de todas las comisarías de la Región Policial Lima, es decir, los policías que trabajan en prevención policial.

Fueron 121 policías los que participaron del curso, 69 hombres y 52 mujeres, ellos recibieron clases magistrales y talleres de expositores mexicanos, colombianos y especialistas peruanos, entre los que destacan César Bazán, Carlos Romero y Ernesto de la Jara. Asimismo, la coordinación con la Universidad Nacional Mayor de San Marcos permitió que se tenga a 11 de los mejores estudiantes de sociología como facilitadores y trabajen de manera personalizada con los policías. Los efectivos aprendieron temas como el sistema de seguridad ciudadana, arresto ciudadano y proceso inmediato, policía comunitario y trabajo local, inteligencia emocional y relaciones públicas, focalización de programas de prevención, elaboración de diagnóstico, elaboración de proyectos, planificación en la gestión de prevención, gestión de presupuesto público, entre otros.

Como colofón del curso, se  tuvo una última clase, en la Universidad de San Marcos. Es importante destacar esta última clase, ya que en anteriores oportunidades el ingreso de las fuerzas del orden a esta universidad estuvo marcado por bombas lacrimógenas, detención de estudiantes, intervención militar y hasta su clausura. De hecho, en el año 1932 durante el gobierno militar de Sánchez Cerro, se clausura la universidad por 4 años.  En el año 1992 el Ejército y la Policía intervienen la universidad hasta el año 1998 por la presencia de integrantes  terroristas de Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru. En el año 2008, los policías ingresaron a la universidad luego de que una protesta de estudiantes quemó de un “pinochito” (unidad móvil) de la Policía. Por ello, la presencia de la policía en calidad de invitados a la universidad resulta algo más que  anecdótico, representa una nueva relación entre la Universidad y la Policía.

El resultado, policías mejor entrenados en la función de prevención. En otros términos, más específicos, los efectivos entregaron como trabajo final un proyecto de prevención que incluía la zona de intervención policial, priorización de problemas, elaboración de árbol de problema, preparación de un diagnóstico y la formulación de un proyecto.