¿Investigación secreta?
25/11/2008

El secreto dentro de la Inspectoría General de la Policía en torno a la denuncia presentada por Fidel Sánchez Alayo- en una reunión privada con el inspector de la PNP- en contra del general Miguel Hidalgo, jefe de la Dinandro, por las investigaciones por presunto lavado de activos que éste realiza en las propiedades del clan Sánchez Paredes (al que pertenece Sánchez Alayo) se hace más oscuro y sospechoso conforme pasan las semanas. Permanecen, sobre todo, las incógnitas de por qué la denuncia no está registrada en mesa de partes de Inspectoría y quiénes están llevando a cabo las pesquisas en la dirección policial.

El inspector general, Luis Henríquez, indicó hace dos semanas a IDL-SC que la denuncia había ingresado por mesa de partes y que un equipo de trabajo de la dirección de Investigaciones Administrativas Disciplinarias de la Inspectoría, liderada por el general PNP Benigno Pinto, se estaba haciendo cargo de las pesquisas desde las primeras semanas de octubre. Esta versión fue refutada por el propio Pinto, quien sostuvo que a su despacho no había llegado nada.

¿Quién de los dos no dice la verdad? Parece que no lo sabe ni el jefe de la Policía. En efecto, el lunes 17 de noviembre, el director general de la PNP, general Mauro Remicio, envió un oficio a Henríquez para que éste le informe sobre el estado de la investigación a Hidalgo.

Entrevistado por IDL-SC, el general Remicio confirmó la existencia de la denuncia de los Sánchez Paredes contra Hidalgo y sostuvo que “está en proceso de investigación. Al término de ésta vamos a informar los resultados”.

Los próximos días serán decisivos para Henríquez, pues deberá rendir cuentas al director general sobre los resultados preliminares de la investigación administrativa y disciplinaria a la que ha sido sometido el jefe de la Dinandro, tras la denuncia de sus investigados por nada menos que lavado de activos.

Lo cierto es que ninguno de los equipos de trabajo al mando del general Pinto -según informaron fuentes confiables de la Policía- está investigando a Hidalgo. Entonces, ¿por qué Henríquez sostiene lo contrario? ¿Es acaso que la Inspectoría ha iniciado una investigación clandestina? ¿Con qué criterios?

IDL-SC quiso conversar con el inspector general a raíz de estas notorias contradicciones, pero no obtuvo respuesta. Por su parte, el general Benigno Pinto se negó a dar declaraciones sobre el tema.

Así, en lo que ambos oficiales aparentemente coinciden es en permanecer en silencio sobre un proceso de investigación que parece muy poco transparente. Que el objetivo de esa investigación sea el más importante policía antidrogas del país, convierte este caso en sospechoso y preocupante.

Aclaración

La compañía minera San Simón, en la que Fidel Sánchez Alayo es importante ejecutivo, envió una carta notarial a IDL-SC exigiendo que se haga una rectificación por la nota publicada el miércoles 12 de noviembre titulada La mano que mueve el serrucho.

La carta, firmada por Ángel Luis Rodríguez, presunto representante legal de la minera, sostiene que “la publicación falsamente señala que sería Fidel Ernesto Sánchez Alayo quien ingresó de manera formal y personalmente una denuncia en contra de dicha persona (el general PNP Miguel Hidalgo)”.

A ver, el hecho de reunirse en privado con el inspector de la Policía en su despacho, llevar a dos abogados y entregar copia de la denuncia contra el jefe de la Dinandro al general Luis Henríquez, acaso, ¿no constituye una presentación personal y formal de la denuncia? ¿Entiende el idioma castellano el abogado Rodríguez? Según él, ¿quién presentó la denuncia? ¿Gasparín?

Tanto Raúl Canelo como Carlos Caro, ambos abogados de Fidel Sánchez, han confirmado a IDL-SC que el miércoles 22 de octubre a las nueve de la mañana acompañaron a su patrocinado al despacho del inspector de la PNP para quejarse de la investigación del general Hidalgo y otros policías de la Dinandro. Es más, Carlos Caro indicó que Fidel Sánchez, durante el encuentro, entregó al inspector copia de las quejas.

En su carta, el abogado Rodríguez dice: “La queja presentada en contra del Gnral PNPManuel (Miguel) Hidalgo, ha sido ingresada por compañía minera San Simón, y no por ninguna persona natural en particular”. Veamos, Rodríguez, ¿quién llevó el documento y lo presentó? ¿No se llamaba Fidel y se apellidaba Sánchez Alayo? ¿No tiene, abogado, sentido del ridículo?

Para hacerle esas y otras preguntas, como obtener, por ejemplo, el cargo de la denuncia presentada a nombre de la compañía minera IDL-SC intentó comunicarse con Ángel Luis Rodríguez desde el lunes- día en que llegó la carta- pero éste nunca quiso contestar.