Comentarios al PNSC 2013-2018

Debemos reconocer la importancia de la publicación de un Plan Nacional de Seguridad Ciudadana que abarque, por primera vez desde la formación del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana, un periodo de cinco años. La construcción de una política pública en esta materia tiene que ser pensada y estructurada desde trabajos a corto, mediano y largo plazo, y a través de todos los sectores involucrados en los temas de inseguridad. Por supuesto, nuestros graves problemas de seguridad ciudadana requieren medidas inmediatas que permitan prevenir y reprimir las complejas características del fenómeno delictivo del país, lo que no nos debe hacer perder de vista que las principales medidas de prevención son de largo aliento, a través del trabajo en las fuentes reales del crimen y la delincuencia.

El presente documento resulta un avance respecto del Plan Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia Social 2012. Durante el año pasado, el CONASEC estuvo orientado a promover la formulación y remisión de los planes regionales, provinciales y distritales de seguridad ciudadana, sin generar los canales necesarios de coordinación entre las distintas instancias, ni las capacidades para la elaboración de los planes. Aunque no consideremos que el documento actual haya conseguido garantizar estos canales, ha realizado una mejora en cuanto a las bases teóricas que fundamentan una nueva doctrina de seguridad en el país para prevenir el crimen y la violencia: invertir en las poblaciones en riesgo, fortalecer el control social a través de la organización vecinal, fomentar la relación entre ley, cultura y moral, y nuevas formas de tratamiento penitenciario.