La encomienda
06/05/2009

El viernes uno de mayo, los agentes de la Policía antidrogas pensaron que habían hecho el hallazgo del año. A la altura del peaje Socos, en Huamanga, en la bodega de un ómnibus de la empresa de transportes Palomino encontraron 14 paquetes con 120 fusiles AKM, 12 cajas de madera con municiones para fusil AKM cal 7.62 x 39, cuatro costales con 300 cacerinas, cien baquetas para fusil AKM, y accesorios de limpieza para las armas. Todo hacía suponer que habían interceptado un gigantesco envío de una red de tráfico de armas para abastecer a Sendero Luminoso en el VRAE.

Jamás imaginaron que este embarque de 120 fusiles y 42 mil 458 municiones había sido despachado por la propia Policía. Pero era así. Los altos mandos del Frente Policial del VRAE habían decidido enviar su armamento por una de las carreteras más inseguras del país donde no solo SL-VRAE intercepta y embosca, sino donde con gran frecuencia se producen asaltos de delincuentes comunes.

Los primeros resultados de la investigación iniciada por la Inspectoría General de la Policía han revelado datos e informaciones que apuntan la grave posibiliad de que el envío del armamento por encomienda, sin ningún resguardo policial, no haya sido solo un grave descuido, sino a un posible caso de corrupción.

IDL-SC tuvo acceso a documentos que dan cuenta que no fue un vehículo de la empresa Palomino como se conocía hasta ahora, sino dos los que transportaron las armas y municiones con destino aHuamanga. El primero, de placa VG-9468, llevaba 120 fusiles, 30 mil municiones y accesorios de limpieza para el armamento. El segundo, de placa VG-9869, llevaba ocho cajas de madera con municiones para fusil AKM. El Frente Policial del Vrae pagó 600 soles por la encomienda.

Si bien el ex jefe del Frente Policial del Vrae, general PNP Percy Rivera Paiva, ha señalado que no conocía del envío de armas porque estaba de vacaciones, documentos a los que IDL-SC tuvo acceso sugieren lo contrario.

Según el informe Nº 56 -2009-DIRLOG-PNP/DIVARM-sec, en marzo de este año, el director general de la Policía, general PNP Mauro Remicio, aprobó “el requerimiento de material de guerra para el Frente Policial del VRAE”.

Días previos al envío del armamento al VRAE, este “fue revisado por personal de la Divarm Dirlog PNP y posteriormente por el capitán PNP Josefino Quispe, quien se encuentra a cargo del Servicio de Armamento con Pecosa Nº 102-2009 del 24ABR2009, en presencia del Señor General PNP Percy Rivera Paiva, jefe del Frente Policial del Vrae. También se le hizo entrega de las municiones, las cuales fueron embarcadas en una camioneta Policial, marca Nissan, color blanco, doble cabina, a cargo del FP Vrae”, refiere el documento.

Pero quizá lo más sorprendente es que el general Rivera, contrariamente a lo que ha señalado hasta la fecha, comunicó a la División de Armas de la Dirección de Logística que el traslado del armamento se haría con apoyo del Grupo Aéreo Nº8 de la FAP.

“El Capitán MA PNP Juan Polo Alva, Jefe del Almacén 1A, 1B, 1C de la Divarm Dirlog PNP, solicitó al señor general PNP Percy Rivera Paiva y al capitán MA PNP Josefino Quispe Mosquera, sobre el medio de transporte del material afectado, quienes hicieron conocer que el mismo se haría con apoyo del Grupo Aéreo Nº 8 de la FAP y que nosostros no nos preocupáramos”, refiere el informe policial.

En diálogo con IDL-SC, Rivera indicó que “es falso que haya recepcionado el armamento. Nunca dije que las armas iban a ser enviadas por el grupo aéreo número ocho. Yo estoy de vacaciones en Arequipa y no sabía que iban a llevar armamento a la zona del VRAE. Durante mi gestión no se ha hecho ningún requerimiento de armas. Todo esto es responsabilidad del encargado administrativo”

Sin embargo, el viernes uno de mayo la Inspectoría General de la Policía solicitó al Tribunal Administrativo Disciplinario, a cargo del general PNP Enrique Medri, la separación temporal del cargo del general Rivera y del comandante PNP Raúl Casiano Jares, jefe de Administración del Frente Policial del Vrae.

“El Cmdte PNP Raúl Casiano Jares jefe de Administración del Frente Policial Vrae, no habría establecido las medidas de seguridad del caso en el traslado de CIENTO VEINTE (120) fusiles AKM, TREINTA MIL (30.000) Cartuchos para AKM y demás accesorios afectados al FF.PP Vrae por la Dirlog-PNP, comisión para la que fue destinado, enviándolos como carga (…) sin contar con la custodia policial”, refiere el informe Nº 026-2009-IGPNP-DIRIAD. 

Lo increíble del caso es que, según fuentes altamente confiables de IDL-SC, algunos jefes policiales se han quejado del operativo policial que condujo al hallazgo del armamento, y han culpado al jefe de la Dinandro, general PNP Miguel Hidalgo por “dañar la carrera de colegas”. En muchos ejércitos y policías del mundo, una negligencia de ese calibre, que coloca tal cantidad de armamento al alcance de SL, sería considerada alta traición, con todos los agravantes.