Memo gasolinero
16/04/2009

En las fuerzas de seguridad, la corrupción huele a gasolina. A fines del 2006 se inició la investigación sobre la corrupción gasolinera en el Ejército, que ha involucrado a varios de sus más altos mandos de entonces, y cuya etapa fiscal hasta ahora no culmina.

Este año reventó el escándalo de la gasolina en la Policía Nacional. Los datos hasta ahora revelados son apenas una parte de lo que se ha investigado, lo cual a su vez es posible que comprenda solo una fracción del proceso de corrupción en ese ámbito.

IDL-SC detalla a continuación a cuánto asciende el robo hasta ahora conocido de combustible en los grifos que abastecen a la PNP; las irregularidades en los contratos de la Policía con los grifos; las extrañas actuaciones de la Inspectoría; así como las investigaciones realizadas hasta hoy por el Ministerio Público y la Contraloría.

  • Según el informe de Contraloría ‘Distribución y Uso de Combustible en la VII Dirección Territorial PNP Lima-Callao’, al que IDL-SC tuvo acceso, entre enero de 2006 y marzo de 2007, hubo un robo de 48 mil 701 galones de combustible valorizados en 555 mil 396 soles, como resultado de la falsificación de firmas en 364 planillas de abastecimiento de siete de los 22 grifos que abastecen a la Policía en Lima y Callao.
  • Estos son: Santa Margherita SAC (17 mil 41 galones), INBISECSA (4 mil 518 galones), Janedus Trading (3 mil 615galones), Los jardines (5 mil 34 galones), Diana (4 mil galones), Servicento Surquillo (3 mil 139 galones); y Tacna (11 mil 345 galones).
  • Al ser consultado por IDL-SC, Eduardo Caprile, gerente general de Santa Margherita SAC, Centauro II y Centauro III (ahora Janedus Trading SAC), dijo que no conocía el informe de la Contraloría y que la suplantación de firmas debe tener una explicación. “Las firmas (falsas) no significan robo de combustible. Que la persona que recepcionó el combustible no era la idónea, no lo puedo comprobar. Yo siempre se lo he dicho a la Policía: ustedes no me dan ningún medio con esa tarjetita (Tarjeta de Abastecimiento de Combustible (TAC)) para comprobar si son o no son”, aseguró.
  • Durante el periodo antes mencionado, la Policía adquirió casi nueve millones de galones de combustible valorizados en poco más de 95 millones de soles para abastecer a 4 mil 322 vehículos de la VII Dirtepol.
  • La PNP le pagó a los 22 grifos un total de 475 mil 663 galones por su servicio, equivalentes a 5 millones 331 mil 869 soles. Esto a pesar que desde setiembre de 2004, la Dirección General de la PNP dio la directiva Nº 04-41-2004-DGPNP/DIRLOG, que señala que el pago a los grifos debe ser en dinero, y no en especie. Asimismo, señala que los contratos deben estar registrados en el SIAF-SP.
  • “El pago efectuado en combustible, esto es, en especie, no está previsto en las normas legales vigentes, en materia de tesorería y presupuesto”, refiere el informe del órgano de control.
  • El trabajo de los auditores de la Contraloría para determinar a cuánto ascendía el robo de combustible fue dificultado por el hecho que los odómetros de 4 mil 322 vehículos, es decir, el 36 por ciento de la flota vehicular, estaban inoperativos. Dado que es muy poco probable que un porcentaje tan alto de odómetros se malogre en forma espontánea, todo indica que fueron saboteados intencionalmente.
  • Las irregularidades reportadas por la Contraloría se dieron durante la gestión de tres ministros del Interior: Rómulo Pizarro, Pilar Mazzetti y Luis Alva Castro. Los jefes de Logística de la PNP en ese lapso fueron los generales PNP Víctor Gandolfo y Dalmacio Zambrano.
  • Si bien Alva Castro firmó un convenio el 15 de abril de 2008 con PetroPerú para que se encargue del abastecimiento de combustible, este jamás se ejecutó. LAC tampoco convocó a una licitación para que nuevas estaciones de servicios suministren combustible a la flota vehicular con una nueva modalidad de pago.
  • El 29 de marzo de 2008, una inspección a uno de los 22 grifos que abastecen a los vehículos de la PNP en Lima y Callao puso en evidencia irregularidades en el suministro de combustible. Con el tiempo, esa acción también revelaría la negligencia del entonces inspector general de la Policía, Luis Henríquez, para postergar casi un año la investigación al grifo. Contrariamente, Henríquez ordenó con gran rapidez que se investigue administrativamente al coronel que realizó la intervención.
  • Dicho oficial, el coronel PNP José Trinidad Muñoz, en ese entonces inspector de la Direcciones Especializadas de la Inspectoría de la PNP, llevó a cabo una inspección los días 29, 30 y 31 de marzo al grifo Santa Margherita SAC, ubicado en la cuadra 26 de la Av. Venezuela. Trinidad reportó al inspector general, a través del informe Nº 125-2008-IGPNP-IDE-SEC,irregularidades en el abastecimiento de 294 de los 585 vehículos asignados a esta estación.
  • El informe refiere que el 31 de marzo, veinte de los 52 vehículos que usan petróleo figuraban falsamente como abastecidos en las planillas. Lo mismo ocurrió con 225 de los 481 autos que usan gasolina de 90 octanos y la mitad de autos que se surten gasolina de 84 octanos. También se evidenció la suplantación de firmas en dichas planillas.
  • La estación Santa Margherita SAC pertenece al Grupo Centauro Grifos SRL, que agrupa a los grifos Centauro II y Centauro III (ahora Janedus Trading SAC). Concentra el 17 por ciento de la asignación y administración del combustible a nivel de la VII Dirección Territorial Policial.
  • Entre 2006 y 2007, la Policía le entregó a la estación Santa Margherita SAC alrededor de un millón y medio de galones de combustible para suministrar a cerca de 600 vehículos. Por este servicio le pagó en especie con 78 mil 323 galones de combustible, equivalentes a 876 mil 813 soles.
  • Los vehículos que diariamente se abastecen en dicho grifo pertenecen a la VII Dirtepol, Dirgen, Inspectoría, Dircote, Dirincri, Dirlog, Seguridad del Estado, Dirección de la Policía de Tránsito, Dirección de Bienestar, Dirección de Economía y Finanzas; y Dirección Recursos Humanos.
  • Denunciar este caso, le costó al coronel Trinidad una investigación administrativa disciplinaria y su posterior pase al retiro por renovación.
  • El 30 de diciembre, el entonces jefe de la dirección de Investigaciones Administrativas Disciplinarias de la Inspectoría (Diriad), general PNP Benigno Pinto, presentó el informe A/D Nº 493-2008-IG.PNP/DIRIAD-EQ.06, que concluyó que Trinidad cometió abuso de autoridad al acudir sin autorización superior al grifo.
  • Ocho meses antes, el miércoles 16 de abril de 2008, la asesora jurídica de la Inspectoría, comandante PNP Simona Jaramillo, remitió al general Henríquez el informe jurídico Nº 003-2008-IG-PNP/SP. “El Oficial Superior PNP [Trinidad] efectuó acciones que si bien están prescritas en la ley, era necesario contar con la autorización superior escrita y expresa, pues las acciones de “Inspección” no se encuentran dentro de su ámbito funcional establecido en el Manual de organización y Funciones del Departamento de Inspectoría de la Direcciones Especializadas (…) las acciones llevadas a cabo el 31 de marzo y los días anteriores, tuvo como resultado la Apropiación indebida de documentos privados (Planillas de abastecimiento) por parte del Crnl. PNP José Trinidad Muñoz”, refiere el documento.
  • Al margen de si la inspección llevada a cabo por el coronel Trinidad se realizó de acuerdo al reglamento, lo cierto es que había irregularidades que merecían ser corroboradas por la Inspectoría. Sin embargo, Henríquez tardó diez meses en abrir una investigación. Recién el 31 de diciembre pasado, emitió el memorándum 054 al general Pinto Huanqui para que un equipo de la Diriad inicie las pesquisas al grifo Santa Margherita SAC.
  • Henríquez, quien debió realizar una investigación exhaustiva para determinar qué jefes de unidades estuvieron directamente implicados en el robo de combustible, se ocupó, más bien, de recibir en su despacho a personajes como Fidel Sánchez Alayo, integrante del clan Sánchez Paredes, que está siendo investigado por la Dinandro. (Ver: La mano que mueve el serrucho)
  • El lunes 5 de enero, el coronel PNP Roster Rojo, jefe del equipo 12 de investigaciones de la Diriad, abrióla investigación a la estación Santa Margherita SAC.
  • Hasta donde IDL-SC pudo conocer, solo se han recabado las manifestaciones de poco más de 20 policías y en los próximos días citará al gerente general del grifo Santa Margherita SAC, Eduardo Caprile Carbajal.
  • En diálogo con IDL-SC, Caprile indicó que si se había dado irregularidades en el abastecimiento de combustible, eso no era su responsabilidad. “Nosotros dependemos de empleados y de policías. La debilidad del sistema es creada por la propia institución que la genera. ¿Quién ha diseñado el sistema? Yo soy un negocio que doy créditos, si ustedes quieren vienen con su sistema. Si su sistema es malo, no es culpa mía. A mí me dicen: atienda usted a este señor que viene con su tarjeta que es el capitán tal y si el señor me dices eso, yo le creo”, manifestó Caprile.
  • Las irregularidades en el abastecimiento de combustible en la estación Santa Margherita SAC no ha sido el único caso reportado por el coronel Trinidad a la Inspectoría. En mayo de 2007, Trinidad, en ese entonces jefe del equipo Nº 5 de la División de Inspecciones de la Inspectoría, realizó una intervención al grifo Centauro II, ubicado en la Av. Bolognesi Nº 989, en Barranco, de propiedad de Eduardo Caprile.
  • Trinidad elaboró el informe Nº 029-2007-IGPNP/DICG-DIVINSP. SEC, que en sus conclusiones refiere que se falsificaron firmas en las planillas de control de abastecimiento y que 28 de los 131 vehículos asignados a esta estación ya figuraban como abastecidos sin haber ido siquiera al grifo.
  • A mediados de febrero de este año, el coronel Trinidad, ya pasado al retiro, denunció al general Luis Henríquez y a Eduardo Caprile ante la Segunda Fiscalía Anticorrupción, que poco antes había iniciado una investigación a raíz de una denuncia interpuesta por el presidente de la Comisión de Defensa del Congreso, Edgar Núñez.
  • El 20 de febrero, el fiscal Óscar Zevallos, entonces titular de la Segunda Fiscalía Anticorrupción, solicitó al Juzgado Penal de turno una autorización para intervenir los 22 grifos que abastecen a la PNP en Lima y Callao. El pedido fue declarado improcedente. Sin embargo, el 23 de marzo, la Primera Sala Penal Especial de Lima dio luz verde al allanamiento.
  • El viernes 3 de abril, la Segunda Fiscalía Anticorrupción, ahora al mando del fiscal Demetrio Díaz, realizó incursiones inopinadas a 16 de los 22 grifos. Veinticuatro fiscales se encargaron de intervenir las estaciones de servicio e incautaron documentos, libros contables, planillas, discos duros y memorias USB.
  • Una de las intervenciones estuvo al mando de la fiscal adjunta Maritza Pajuelo. A las dos de la tarde, Pajuelo inspeccionó el grifo The Friends, ubicado en la Av. República de Panamá. Pajuelo incautó nueve libros de abastecimiento de combustible de los vehículos asignados a la C.PNP Lince y trece libros de abastecimiento de combustible de la C.PNP Apolo. Más tarde, intervino el grifo INBISECSAC ubicado en la Av. Tomás Valle e incautó planillas de abastecimiento de 2001 a la fecha.
  • Fuentes confiables de IDL-SC indicaron que la documentación incautada por el Ministerio Público aún permanece lacrada. A partir del próximo lunes, serán citados el ex inspector general de la Policía, general PNP, Luis Henríquez; el director de la PNP, Mauro Remicio; el ex director de Logística, Arturo Dávila; así como los jefes de las unidades policiales que abastecen en los grifos donde se han detectado irregularidades.
  • El miércoles 8 de abril, la ministra Mercedes Cabanillas decidió separar del cargo al inspector general, Luis Henríquez. Pasadas las 10 de la noche, luego de la difusión de un informe de América Noticias sobre el caso, Cabanillas se comunicó con el general Henríquez y le informó que sería relevado hasta que culminen las investigaciones que la oficina de Asuntos Internos del Mininter, a cargo del general PNP (r) Julio Salas, inició el 18 de febrero pasado.
  • El viernes 10 de abril, el jefe de la Dirección de Operaciones Especiales (Direop), general PNP Carlos Esaine, fue nombrado inspector general, en reemplazo de Luis Henríquez, que fue asignado a Estado Mayor.
  • El general Henríquez, en diálogo con IDL-SC, negó estar implicado en el robo de combustible y dijo estar “cumpliendo disposiciones de la ministra”. “Yo estoy tranquilo. Hasta el momento no he sido citado por ninguna instancia”, sostuvo Henríquez.
  • El martes 24 de marzo, el coronel Trinidad presentó a la oficina de Asuntos Internos un informe con 300 folios en el que explica con detalle la modalidad de robo de combustible en el grifo Santa Margherita SAC.
  • Un mes antes, la Contraloría General de la República remitió a Cabanillas y al Ministerio Público un informe sobre la distribución y almacenamiento de combustible en la VII Dirtepol, entre 2006 y 2007.
  • Dicho documento se sumó a la investigación que el fiscal Óscar Zevallos inició el año pasado sobre el transporte, almacenamiento y distribución de combustible a los vehículos de la PNP durante 2008 y lo que va de 2009. Ahora, el fiscal Demetrio Díaz está a cargo de las investigaciones.
  • El asunto tiene larga data. Los contratos suscritos en 2001 entre la Dirección de Logística de la Policía (Dirlog) y los 22 grifos vencieron el 31 de marzo del año siguiente. Nunca se renovaron. Los grifos continuaron brindando su servicio en las mismas condiciones establecidas en las cláusulas de los convenios celebrados en abril de 2001, al margen de las leyes de contratación vigentes.
  • A pocas semanas de haber asumido el cargo, Mercedes Cabanillas anunció que PetroPerú se hará cargo de la dotación de combustible a partir de abril. Sin embargo, Petroperú ha incumplido con los plazos, según indicó Cabanillas en una reciente presentación a la comisión de Defensa del Congreso.
  • Mientras tanto, los 22 grifos particulares continúan abasteciendo a los autos de la PNP. El uno de marzo, con Cabanillas como ministra, se suscribió un contrato con las estaciones de servicio aduciendo un “desabastecimiento inminente”. El convenio estará vigente hasta el 27 de mayo de este año.
  • La quinta cláusula del documento establece que la forma de pago es en efectivo, tal como lo exigen las leyes de contrataciones vigentes. “El pago se realizará en forma mensual y depositado a la Corriente de acuerdo al Código de Cuenta Interbancaria (CCI) una vez efectuado el servicio y adjuntando el acta de conformidad por la División de Combustible de la Dirección de Logística PNP, en un plazo máximo de diez días hábiles”.
  • Sin embargo, IDL-SC pudo conocer que la Policía continúa pagando a los grifos con combustible, contrariamente a lo estipulado en el contrato.
  • Eduardo Caprile indicó a IDL-SC que la Policía no ha cambiado la modalidad de pago. “Nos siguen pagando en combustible”, aseveró